A veces, las empresas, en su afán por aumentar su cartera de contactos, caen en el error de dejar de lado las relaciones que ya habían afianzado, sin tener en cuenta que estas son tanto o más valiosas que lo que está por llegar.

En el entorno del mercado laboral ocurre exactamente lo mismo. Las personas desarrollan su estrategia de búsqueda, postulando a ofertas de trabajo o presentado sus candidaturas espontáneas, a veces construidas sobre redes de contactos poco eficaces.  Otras, construyen una red de contactos en el momento de búsqueda, y a veces, abandonan sus esfuerzos rápidamente, sin pensar que las relaciones deben y pueden ser duraderas y necesitan un intenso cuidado.

Si estás en búsqueda de empleo, has de conocer unas claves que optimizarán tu red de contactos, y sobre todo, una gestión efectiva de ella, tanto para el presente como para el futuro.

En primer lugar, puedes crear tu propia base de datos con los contactos que ya tienes en tu Red. Por este sistema, podrás clasificar y gestionarlos, para conseguir un trato más o menos cercano, objetivo importante para el éxito de nuestra estrategia laboral.

Cambia tu rutina diaria, dedica parte del día a cuidar los detalles que quieres que caractericen tu perfil y la forma en la que quieres que te perciban, es decir, cuida de tu red y transmite tu marca personal en cada paso que des.

Hoy en día, con el auge de las TIC, y más específicamente con internet y las redes sociales, se hace mucho más fácil la tarea del Networking como herramienta de búsqueda de empleo, tanto para cuidar la relación con los contactos que tenemos, como para diseñar tu forma para llegar a los nuevos.

Extrae algo de cada contacto, clasificando e incluso tomando notas sobre la Red que crearás. Ordena tus ideas, coge tu base de datos y apunta pequeños detalles de cada empresa o contacto; para ello, deberás realizar una suerte de investigación acerca de ellos, sus intereses personales y profesionales, sus características o los aspectos “clave” que los definan. Así, te será mucho más fácil distribuirlos en tu cabeza cuando conectes con ellos.

Se proactivo, es decir, usa el esfuerzo que has realizado para conocer a los integrantes de tu Red. Ahora ya sabes más acerca de ellos, sus valores, sus motivaciones, sus intereses, o incluso a veces sus propios contactos. Tómalo y utilízalo para mostrar tu interés, realizar el feedback que fortalezca tu relación.

A menudo, todas las personas podrían hablar de relaciones que han basado sus contactos en momentos específicos en los que los individuos quieren algo de la otra persona. ¿Cuantas veces hemos podido observar el “si me habla es porque quiere algo” en nuestra vida personal?; se trata, sin duda, de un gran error para la continuidad de las relaciones.

Uno de los detalles más importantes será el de la honestidad, hacia ti, y hacia tus contactos. Debes estar seguro de tu estrategia, de tus objetivos, y de que tus actos son realmente firmes y están orientados a lo que quieres conseguir, en este caso, fortalecer una red de contactos de calidad. Con esta filosofía, conseguirás dar mucho más de ti, sin esperar nada a cambio.

Una de las claves para el objetivo que nos atañe es la de intentar escuchar siempre mucho más de lo que se habla. Cuida tus contactos, pregúntales, muestra interés, y siempre antepón sus intereses a los tuyos, así recibirás un feedback mucho más positivo.

Muchas veces, para buscar empleo caemos en errores que, aunque la solución pasa por tareas aparentemente sencillas, una vez incurrimos en ellos podemos generar un gran efecto negativo para nuestra marca personal. Si desarrollas tu estrategia como un hábito, poco a poco será gratamente fructífero observar los resultados, en cuanto a cantidad y calidad de la red

¿Has tenido experiencias relacionadas?