Cualquier reclutador, si se le plantea la opción, te aconsejará que seas honesto y específico sobre tus objetivos profesionales. Un responsable de contratación, cuando se entrevista contigo, necesita saber con qué expectativas cuentas, y si tienes ambición hacia el futuro. No sólo desean conocerte, querrán asegurarse de que la posición ofrecida encaja con tus objetivos y crecimiento.

 

Mensaje positivo

 

¿Crees que alguien podría contestar, honesta y realmente, cómo se ve en 5 años? ¿Acaso tu trabajo soñado te haría plantearte un futuro cercano diferente?

Habitualmente, nos preocupamos de rangos mucho más amplios, del largo plazo, y así es como debemos responder, con claridad.

Es por esto, que dicho tipo de declaraciones, limitadas en el tiempo, pueden llegar a generarte falsas representaciones de la realidad, y, como consecuencia, ofrecer una imagen equivocada de ti. Has de medir bien tus respuestas, siendo realista.

Desgraciadamente, a veces una respuesta mal configurada puede hacernos perder una oportunidad y, es, sin duda, el inconveniente del mensaje positivo.  Tanto si estás en búsqueda de empleo, y más aún si tienes un trabajo, podrías estar mostrando vulnerabilidad camuflada dentro de una excesiva actitud positiva. Para evitarlo:

 

Sé tu mismo

 

– Vivimos en un momento en el que los títulos y descripciones de empleo se encuentran en una suerte de limbo, pero ¿sirven por sí solas? La respuesta es no.

 

– Los requerimientos excesivos en los currículums están haciendo que muchos reclutadores rechacen a gente muy valiosa, lo que está generando un debate interminable acerca de los beneficios de determinados filtros o ATS.

 

– La experiencia no es más que tu progreso frente a la rigidez, y éste nunca debería ser planteada como una competencia en sí.

 

– Habrás vivido situaciones en las que una empresa quiera más de ti de lo que ellos mismos te ofrecen. ¿Es justo? Como en cualquier relación, busca una situación en la que ambos ganéis.

 

– La actitud positiva es algo bueno para ti, racionalmente usada. Si cruzas el límite de lo irreal, puede ser muy perjudicial para tu carrera.

 

En definitiva, ser tú mismo y promocionarte como tal es la base sobre la que debes exponer tu futuro; Cuando se te planteen estas preguntas, preocúpate siempre de ofrecer un equilibrio de capacidades y actitudes,  ya que, si alguna falla, quizá las empresas no pierdan sus recursos en formarlas. Y en cuanto a tus objetivos, habla siempre de horizontes temporales amplios, no limites tu progresión.

 

¿Consideras útil esta información?