Según la última Encuesta de Población Activa (EPA) que edita el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de desempleo en nuestro país se encuentra en el 21%. Aunque elevada, esta tasa no hace sino confirmar la tendencia al alza del empleo que, después de mucho tiempo, está reflejando un crecimiento en el número de afiliados a la Seguridad Social y un descenso en el número de parados.

En este contexto ligeramente favorable, los Expedientes de Regulación de Empleo son una solución cada vez menos recurrente para las empresas tal y como demuestran los datos ofrecidos por el Ministerio de Empleo. Siguiendo esta línea, el número de trabajadores que recurrieron a los EREs durante el pasado año ha disminuido en un 47% con respecto al año anterior, como ha venido ocurriendo en los dos últimos años.

Es importante señalar que, por tamaño de empresa, 2 de cada 3 despidos procedían de organizaciones con 50 o más trabajadores. Es importante señalarlo porque la actual legislación obliga a estas empresas a contratar servicios de recolocación en el caso de que vayan a efectuar un ERE en su plantilla. Esto ha provocado que numerosas corporaciones contraten programas de outplacement para ayudar a sus antiguos empleados a recolocarse en el menor tiempo posible.

Es por ello que Lee Hecht Harrison, consultora de recolocación y gestión del talento del Grupo Adecco, presenta su X Informe sobre Outplacement, en base a la experiencia de los casi 5.000 candidatos que ha atendido durante todo 2015.

Según este informe, el perfil de las personas asistidas en estos programas es muy variado, si bien es cierto que algunos perfiles tienen especial presencia. Tal es el caso este año de los hombres, que han supuesto el 54% de las personas recolocadas en 2015. Lo mismo ocurre con los candidatos de entre 35 y 45 años, que son el grupo más numeroso, pues la mitad de los asistidos entran dentro de esta franja de edad.

También se observa una especial inclinación hacia los perfiles técnicos, que conforman el 46% de los asistidos. Además, los profesionales de las áreas de administración, producción y ventas y los procedentes de los sectores farmacéutico y tecnológico han sido también muy recurrentes en los programas de recolocación.

2015 ha servido, un año más, para poner de relieve la efectividad de los servicios de recolocación, que han conseguido una tasa de éxito del 78%, que es el porcentaje de candidatos que han sido recolocados durante el año, y que han aumentado en 4 puntos porcentuales (p.p.) en el último año. El restante 22% corresponde a aquellas personas que decidieron tomar otro rumbo y optaron por seguir formándose o centrarse en su vida familiar.

Además, 8 de cada 10 participantes en los programas de recolocación analizados, volvieron a encontrar empleo en menos de 6 meses. De hecho, el periodo medio de recolocación se sitúa en los 4,5 meses. Dato muy significativo si se compara con los 17,9 meses de media que en nuestro país tarda un parado en volver a emplearse.

Ver el Informe Completo