Para poder obtener una mejor aptitud debes reconstruir tu parte emocional, mental, espiritual y física. En la parte física cuidaremos nuestro cuerpo haciendo ejercicio y comiendo equilibrado. La parte emocional es el impulso para la recuperación y nunca se debe subestimar su poder. Hay que reconocer y aceptar las emociones, dejar que afloren. Con la parte mental deberemos ordenar las ideas para analizar la realidad sin emociones para definir el objetivo. La parte espiritual es la que da sentido a la vida, transcendencia a las acciones. Es querer ver la luz al final de la oscuridad.

Infografía sobre Minimizar la Incertidumbre:

Presentación sobre Minimizar la Incertidumbre: