Cuando una persona se plantea emprender existen una serie de motivos: los internos y los externos. En los internos destacan el hecho de haber perdido el trabajo, la ambición, ser tu propio jefe o el desarrollo de la experiencia profesional. Por su parte, en los motivos externos suelen basarse en tener una buena idea, no tener otras alternativas laborales, crear tu propio futuro y tener una motivación social. La clave para ser un emprendedor de éxito está en no tomar decisiones a la ligera, tener siempre en cuenta la viabilidad económica-financiera del proyecto, no actuar por desesperación y siempre acorde a un plan de empresa que habremos creado previamente. Además es recomendable buscar asesoramiento en todas aquellas cuestiones que no controlemos. Por último, el emprendedor es que debe ser el principal promotor de la idea, debes creer en ella para llevarla a cabo.

Infografía sobre los motivos para Emprender:

Presentación sobre los motivos para Emprender: