En una entrevista, probablemente, te preguntarán los motivos por los que dejaste tu anterior compañía. Cuando hables de la salida de tu ex empresa hazlo de manera positiva y objetiva. Olvídate de aspectos emocionales que puedan tener una carga negativa. Debes practicar este mensaje en voz alta. Haz que alguien cercano a ti lo escuche y lo valore. Además, cuando estés solo mírate en el espejo y hazte estas preguntas: ¿me reconozco? ¿soy positivo? ¿soy creíble? ¿soy sincero? ¿mi compunción no verbal es adecuada? Si la respuesta es sí, has dado un paso de gigante: ya no tienes miedo.

Infografía sobre cómo poner en práctica el Mensaje de Salida

Presentación sobre cómo poner en práctica el Mensaje de Salida: